Ciudad del Este:

Después de la despedida con nuestros amigos (Matías y el Colo de Santa Fé, y Emmanuel de Nigeria) partimos rumbo a Paraguay.

A la mañana del domingo 20 de octubre cruzamos el puente Tancredo Neves, Puero Iguazú (Argentina)- Foz Iguacu (Brasil), y desde allí cruzamos nuevamente la frontera que nos llevó a Ciudad del Este en Paraguay.

Sorprendidas por los escasos controles fronterizos ingresamos a este pequeó país, que sería el tercero a visitar en nuestra ruta.

El Paraguay está dividido en 17 departamentos y un distrito capital: Asunción.

Ciudad del Este, ubicada en el Alto Paraná, es uno de los principales centros comerciales de América Latina, con habitantes de diferentes nacionalidades atraídos por el crecimiento económico que generó la construcción de las represas de Acaray e Itaipú.

Allí se encuentran múltiples locales comerciales que ofrecen una enorme variedad de artículos importados, a un precio muy conveniente.

La ciudad está repleta de gente, y es imposible transitar sin que se acerquen decenas de locales ofreciendo su mercadería.

 

 

 

 

 

Caaguazú:

Manejamos por la ruta 7 rumbo a la capital, y dadas las altas temperaturas decidimos hacer una parada en el camino. Era la ciudad de Caaguazú.

Asediadas por el intenso calor que no nos dejaba ni respirar, paramos en una plaza a esperar que bajara el sol.

Allí todos los lugareños con su “Tereré” (mate con agua fría y limón) en mano, buscaban al igual que nosotras el resguardo de los árboles.

Ya al atardecer conocimos a “Juan”, un empresario argentino que vive gran parte de sus días en esa ciudad, hospedándose hace más de 10 aós en el mismo hotel.

Nos contó que se dedica al rubro de la madera (a pesar de ser arquitecto) y que en Paraguay encontró un sitio propicio para hacer crecer su negocio, aunque en los últimos aós a decaído mucho a causa de la deforestación incontrolada.

Nos ofreció disfrutar de un baño en la piscina de su hotel, a lo que accedimos de inmediato para sacarnos el calor del día.

Comimos pizza, tomamos cerveza, y nos fuimos a dormir, ya que al otro día temprano seguiríamos viaje rumbo a Asunción.

Asunción:

El Paraguay, antiguamente llamado “Provincia gigante de las Indias” nació del encuentro de los conquistadores españoles con los nativos guaraníes. La manifestación más viva de este “cruce” de civilizaciones se expresa en el uso de los dos idiomas, constitucionalmente de idéntico valor: el español y el guaraní.

A comienzos del siglo XV, Paraguay se constituyó en la ruta principal hacia otras regiones del continente. Asunción es conocida como “Madre de Ciudades”, ya que desde allí partieron los españoles a fundar nuevas colonias.

Hoy en día, Asunción cuenta con 600.000 habitantes, y ofrece el perfil de una ciudad cosmopolita.

Llegamos sobre el medio día, y después de encontrar un lugar seguro donde estacionar “La Charrúa”, salimos a recorrer la ciudad.

Caminamos por sus amplias y arboladas avenidas, y recorrimos la recién inaugurada costanera sobre el Río Paraguay.

Luego visitamos el Ministerio de la Mujer, donde conocimos a Gladys Giménez (secretaria de la ministra) que nos recibió y contactó con otras mujeres que luchan por nuestra misma causa. 

Asustadas por todos los avisos que nos hicieron sobre la inseguridad que se vive en Asunción, pasamos la noche frente a la policía turística, quienes velaron por nuestros sueños las 2 noches que nos quedamos allí.

Al otro día temprano fuimos a conocer el Cabildo; el “Panteón de los Héroes”, donde se encuentran los restos de los grandes héroes de la historia de Paraguay; y la Catedral Metropolitana, reconstruida en 1842.

También el Palacio de Gobierno y la antigua Estación Central del Ferrocarril, hoy en día museo.

Si bien la ciudad no está en óptimas condiciones de limpieza y es un tanto insegura, quedamos sorprendidas por el gran número de policías que custodian las 24 horas el circuito céntrico y los edificios municipales que se encuentran en excelente estado de conservación.

Caminando por el centro de la ciudad, nos encontramos con una plaza muy arbolada y con un cerco que la rodea: era “La plaza Uruguaya”, donde se levanta una estatua del prócer Artigas, cosa que nos llenó de orgullo.

 

El miércoles 23 manejamos hasta la localidad de Ñemby, donde nos esperaba Eudelia, una de las integrantes del grupo AMACMA. Charlamos junto a ella y a la primera dama de Ñemby sobre nuestro proyecto, y partimos rumbo a la provincia Argentina de Formosa.