Como ya mencionamos, el transporte a utilizar va a depender de tu destino, del tiempo, y del dinero con el que cuentas. Pero para ayudarte en la elección aquí te dejo algo de información contándote las ventajas y desventajas, así te puedo ayudar a encontrar el medio más adecuado para ti.

 

Billetes RTW

En primer lugar para comprar este tipo de billetes tienes que tener delineado el viaje y adaptarte a las condiciones de la compañía como por ejemplo los kilómetros, números de paradas, sentido del viaje, continentes y viajes transoceánicos.
Tiene la ventaja que suele ser más económico y tienes asegurados los vuelos. Pero, si bien puedes cambiar las fechas de los viajes, no puedes cambiar el itinerario y te ves sujeto a trazar tu ruta adaptándote a los destinos de las compañías.
El viaje es más cómodo y directo a los lugares que te interesan, pero te imposibilita la libertad de cambiar de ruta en el camino.
Antes de partir ya sabes el costo de los pasajes, ya que debes abonarlos antes de comenzar el viaje.

 

Viajar Libremente

Esta es una opción más aventurera, que tiene la ventaja de que te mueves con mayor libertad y puedes permitirte la improvisación.
La duración del viaje puede ser variable y la puedes ir adaptando a la situación y a cómo te sientas en cada lugar.
Puedes cambiar destinos a medida que viajas y vas escogiendo los medios de transporte día por día.
Muchas veces gracias a promociones del momento puede llegar a ser más económico  que el RTW a la hora de obtener tickets aéreos, pero tiene la contra de que en ocasiones quizás no encuentres lugar en los vuelos.
Tienes la posibilidad de tomar diferentes medios de transporte (barco, tren, autocar, etc.) y conocer lugares no previstos que te pueden sorprender.

 

Trasladarse en la ciudad

Una vez en el destino tendremos que elegir la forma de trasladarnos para conocer la ciudad.
Particularmente nosotras preferimos lanzarnos a recorrer las ciudades por nuestra cuenta. Viajar en los medios de transportes locales, caminar por sus calles y conversar con la gente. Es una manera de descubrir la realidad de la ciudad, no sólo sus puntos turísticos, sino su cultura, su gastronomía y su modo de vivir.
Hoy en día el turismo está muy explotado en todo el mundo y en casi todas las ciudades es fácil de encontrar centros de información turística donde podamos acceder a mapas y explicaciones de los principales puntos a conocer por nuestra cuenta.

En cambio si nuestro tiempo es acotado o si nos da cierto temor desenvolvernos en la ciudad, podemos contratar los típicos “Citytour”. Si bien no nos mostrará en profundidad la realidad de la ciudad, nos permite tener un paneo general de sus principales puntos, en menor tiempo.
Si nos decidimos por esta opción, nos vamos a encontrar con el dilema de si los contratamos antes del viaje o una vez en el destino.
Nuestra experiencia nos indica que en todas las ciudades hay una infinidad de opciones para elegir, y muchas veces estando allí no sólo que son más económicos, sino que tenemos la posibilidad de “regatear” el precio.
Pero una vez más esto va a depender de lo cómodos que nos sintamos con la incertidumbre de arreglar todo a la llegada o preferimos viajar con la tranquilidad de tener todo solucionado antes de partir.