Hola, soy Stef, nací en el DF, Mexico, y vivi ahí durante 14 años. Posteriormente mi familia y yo nos mudamos a Pachuca, Hidalgo, estado vecino del DF, ciudad relativamente pequeña rodeada de bosques, en la que pasaba la mayor parte de mi tiempo libre rodeada de la naturaleza, siempre queriendo descubrir lugares nuevos.

En mi adolescencia me forme como Técnico en urgencias médicas en la Cruz Roja Mexicana, cubriendo voluntariamente el servicio de ambulancias. Allí, mis ganas de querer ayudar más al paciente, me llevaron a la decisión de estudiar Medicina.
Dado el espíritu aventurero que siempre me caracterizó, realicé mi servicio social en una comunidad indígena, trabajando con personas vulnerables.

Esa experiencia abrió mis ojos y me motivo a profundizar en la medicina humanitaria.
Al graduarme de Medicina, y con una sed impresionante de conocer nuevas personas, nuevos lugares, nuevas culturas, lo primero que hice fue agarrar mi mochila e irme de viaje durante aproximadamente 5 meses por el sur de México y Centroamérica, intercambiando consultas y cursos de primeros auxilios por hospedaje y alimentos.

A partir de ese viaje, mis ganas de seguir recorriendo el mundo aumentaron, al igual que mis ganas de querer ejercer mi profesión con la población más vulnerable. Con la intención de hacer más tangible mi deseo de practicar la medicina humanitaria, me uní y comencé a trabajar con Médicos Sin Fronteras, realizando misiones en Sudan del Sur y en Siria.

Ahora, la vida me lleva a unirme a este gran proyecto, con una gran mujer al frente, donde recorreremos el mundo en una casa rodante, al mismo tiempo que brindaremos consultas médicas gratuitas con una visión integral del ser.